Picos de crecimiento y la lactancia

Picos de crecimiento y la lactancia

“Mi bebé ya no quiere pecho”, “Mi bebé quiere estar pegado a mi todo el tiempo”, “Ya no duerme”, “Mi bebé llora por horas y no lo puedo consolar”. Todos sabemos que no es fácil tener un bebé (¡o más de uno!) sin embargo en ratos de un cambio repentino es aún más difícil hasta pensamos que estamos haciendo algo mal.

Si tu bebé de un día para otro ha cambiado su comportamiento, es imposible de consolarlo, tienes la sensación que quiere estar pegado a ti todo el tiempo lo más seguro que estás pasando por un pico de crecimiento y desarrollo, también llamadas como crisis de lactancia, brotes de crecimiento, las semanas mágicas y más.

Con solo saber que es una etapa normal y pasajera, será más fácil de sobrevivirla y reconocerás las señales que se aproxima la próxima.

Aunque estos picos se presentan en todos los bebés y niños hasta la adolescencia y más, los primeros seis meses en lactancia materna exclusiva son los que sentimos más fuertes.

Formula para sobrevivir es sencilla – respiramos y libre demanda de cercanía y leche sin mirar al reloj.

Existen diferentes teorías sobre los procesos atrás de este comportamiento. Uno y al parecer el más conocido o más fácil de entender y aceptar, son los cambios físicos, los bebés en su primer año crecen de una manera increíble, como jamás lo harán en toda su vida, hasta su cerebro en su cumpleaños número uno es doble como nació. Ese crecimiento no siempre pasa gradualmente, hay momentos que requieren mucho más alimento y mucho más apoyo. Aumentamos las tomas y tenemos un bebé satisfecho.

Jack Newman, un pediatra eminencia canadiense, autor de varios libros de lactancia materna, lo explica con cambios en la producción de la leche. No es el bebé que ha crecido de repente pero ha bajado la cantidad de la leche materna. Él especialmente habla de la crisis entre los 2 y 4 meses cuando ese cambio es el más fuerte, hasta el grado que ha disminuido el crecimiento y peso del bebé y es necesario revisar de nuevo las técnicas de amamantar (agarre y transferencia de la leche, posiblemente frenillo sublingual) y ver otros puntos que podrían afectar la producción (medicamentos, nuevo embarazo, anticonceptivos hormonales, introducción de biberon, entrenamiento de sueño que ha disminuido las tomas nocturnas, estás amamantando solo de un lado en cada toma de leche). También es posible subir la producción con galactagogos y medicamentos si sería necesario. Jack Newman lo explica aquí aunque queda cierto que lo ideal es trabajar en la técnica y revisar tu historial completo. Las investigaciones (Cochrane) no tienen evidencia acertada que los galactagogos funcionan pero si pueden ayudar en casos particulares. Aquí tu mejor aliado será tu asesora de lactancia, de preferencia alguien con experiencia en relactación, especialmente si se ha estancado el aumento del peso de tu bebé y quieres retomar la lactancia exclusiva.

Picos de crecimiento en la lactancia

Otro enfoque muy interesante nos presenta Dr. Frans X. Plooij en su libro The Wonder Weeks (edición en español – Las Semanas Mágicas). Cambios físicos son reales y medibles sin duda alguna pero los bebés también pasan por brincos de un crecimiento neurológico y muchas veces son más complicados de interpretar. De un día para otro los bebés a ciertas edades se despiertan en un mundo volteado de cabeza y demandan un lugar seguro con las personas que conocen desde antes de ese brinco, sus cuidadores. Ese tiempo se ha caracterizado con las tres C en inglés – crying, cringing y crankiness. Hay un llanto excesivo, deseo de estar pegadito a su mamá/papá todo el tiempo y simplemente mal humor unos días o semanas antes de presentación de las nuevas habilidades y un comportamiento nuevo del bebé. Algunos brincos son más complicados que otros pero al cambiar nuestra perspectiva de una posible crisis y complicación en nuestras rutinas regulares, vemos que ese mismo brinco es una explosión y multiplicación de neuronas que dan nuevas habilidades y se revela más y más lo maravilloso que es cada bebé. Como dato interesante – esos brincos se miden por la fecha probable de parto, no edad actual del bebé, por eso para bebés prematuros o bebés nacidos después de la fecha probable esas etapas no van a coincidir con los brincos de crecimiento. Checa la aplicación de las semanas mágicas y respira aun más profundo, ¡esto también pasará!

¿Cómo tú has sentido esos picos de crecimiento? ¿Qué comentarios has recibido de otras mamás o personas a tu alrededor? ¿Quisieras agregar algo?