Nutrición en posparto

nutricion nueva mamá

Nutrición en posparto

Alimentación en posparto para muchos está relacionada con mitos y creencias que luego vamos descubriendo y aclarando pero nadie puede negar el poder mágico de un platillo bien servido con alimentos que llenan el alma.

Hoy vamos a revisar:

  • Creencias sobre nutrición en posparto
  • Nutrientes que apoyan la recuperación de la nueva mamá, la lactancia y son prácticos (fáciles de preparar y comer o guardar)
  • Ideas prácticas como planear tu posparto

“Atole para producir más leche”, “No comas brócoli”, “Hay que comer por dos”, “Tienes que eliminar toda la leche de tu dieta”, “Toma más leche de vaca para producir leche tu”. Por más abrumadores que pueden sonar esos consejos, las creencias forman una parte de nuestra vida y tienen su razón atrás. Me gusta mucho esa cita:

Sistema de creencias en salud son valores, normas, conocimientos y comportamientos ligados a la salud, que sin ser necesariamente coherentes o estar científicamente fundados, tampoco son erróneos

(Pelcastre, Villegas, De León, et. al 2005, artículo completo aquí)

El embarazo y posparto en culturas de México* está considerado como estado caliente, la parturienta corre un riesgo si está expuesta al frío en cualquiera de sus presentaciones (aire, alimentos, materiales a su alrededor, eclipse de luna, etc.). Especialmente después de dar la luz ha disminuido su “calor” por ello aun más la importancia de cuidar su alimentación.

Puerperio en culturas indígenas de México

Atole nos puede dar este calor o simplemente sensación de tranquilidad como comida de confort, de saber que estamos acobijadas y acompañadas. No es necesario tomar litros de atole o caldo de pollo, no es un galactogo y no va a estimular la producción de leche pero puede transmitir ese calor y nutrirnos en su sentido completo. La clave es alimentación balanceada y observar cuidadosamente nuestro propio cuerpo. Por ejemplo, es posible que la mamá va a querer más carbohidratos que dan energía constante, unos snacks saludables fáciles de abrir y guardar pueden ayudar mucho entre las comidas grandes. También hidratación es muy importante, no es mala idea tener varias “estaciones” de agua en las áreas de casa donde la mamá está el más tiempo y no tener miedo de sazonar la comida, incluso la sal en esta etapa provee los electrolitos necesarios.

Hablando de características que sería bueno tomar en cuenta para nutrición en posparto quiero resaltar que las comidas deberían ser enfocadas en la recuperación de la mamá, apoyar a la lactancia y simplemente tener una presentación fácil de preparar, comer y guardar. No es el momento de contar las caloría y esperar que bajemos de peso en la cuarentena. Tampoco posparto es el momento para comer por dos o ir por todos los antojos que tal vez aguantaste en tu embarazo. Sin embargo tu cuerpo ahora está trabajando aun más cuando estuviste embarazada, el simple hecho de producir la leche materna requiere unas 500 kilocalorías más. Cambios en tu cuerpo son tremendos, pérdida de sangre y líquidos, ajustes hormonales, tus tejidos estirados, todo eso requiere atención y que más sencillo que por medio de comida.

Te recomiendo estas ideas de platillos:

  • Caldo de pollo, huesos de res u otra proteína (este puede ser preparado semanas antes y congelado, a la hora de comer lo descongelamos y agregamos los ingredientes a nuestro gusto)
  • Chili con carne o versión vegana con un topping de aguacate
  • Lasagna (hasta puede ser de hígado mezclado con carne por su alto contenido de hierro y pasta sustituida por láminas de calabacitas)
  • Hígado encebollado
  • Curry de lentejas y vegetales
  • Estofados con vegetales y carne
  • Carne deshebrada
  • Snacks con crema de cacahuate, almendra y otras “mantequillas” de nueces
  • Botanas con endulzantes naturales (bolitas de energía de dátil, chispas de chocolate con alto porcentaje de cocoa)
  • Salmón a hierbas finas
  • Vegetales al vapor (más nutrientes que verduras cocidas pero más fáciles para digestión que verduras frescas)
  • Avena con plátano y nueces
  • Crema de zanahoria, calabacitas y jengibre
  • Crema de papa y coliflor
  • Pimientos dulces rellenos de carne molida
  • Chiles en nogada
  • Omelette al horno en molde de muffins
  • Waffles o hotcakes de camote
  • Tacos de lengua
  • Pollo entero al horno (con toda la piel, de ahí tu cuerpo producirá el colágeno que se ha disminuido con el embarazo)
  • Granola casera
  • Chips de vegetales
  • Tortitas de arroz con crema de maní y fruta
  • Galletas de avena con chispas de chocolate amargo
  • Pan de masa madre
  • Dip de espinaca
  • Ensalada de betabel
  • Té de hoja de frambuesa

Muchos de estos platillos puedes preparar desde antes o si los recibes como regalo en posparto, es muy fácil dividirlos en porciones y congelar. Puedes contratar un servicio de comidas a domicilio a tu gusto o hacer un arreglo de “tren de comidas” con tus amigas en las primeras semanas y recibir un platillo caliente diario. Una lista de personas listas para cooperar en tu baby shower te servirá mucho más que pañaleros que no siempre están a tu gusto. También este es el momento de investigar como acortar el tiempo de preparación de las comidas, de una inversión más alta sería una Thermomix o más baja una Instant pot para cocinar a presión alta en un tiempo mucho más reducido, una Crockpot que cuesta arriba de 200-400 pesos pero puede asegurar una comida lista al final del día con un esfuerzo mínimo, hasta una licuadora para cremas. Planeación de las comidas para toda semana ahorra el estrés de cada día, revisión constante de tu refri para los ingredientes necesarios y disminuirá la posibilidad de comer comidas no balanceadas o saltar comidas.

¿Cómo pasaste tu posparto? ¿Cuál fue tu primera comida después que nació tu hijo/hija? ¿Cómo a ti te gustaría planear tu posparto si tendrías otro hijo?

*no es mi intención decir que toda la multitud de las culturas es igual pero para dar una visión general que en cierta parte ha formado las creencias populares olvidando su origen